Mantecón conversa con Falla en xullo de 1920

Lo que dice Falla a su regreso de París, por Juan del Brezo
La Voz, 12 de xullo de 1920.


O 29 de xullo de 1895 naceu en Vigo unha das figuras esquecidas da historia da música galega: Juan José Mantecón. Doutor en Filosofía e Letras pola Universidade Complutense, políglota e home de grande cultura, foi membro do Grupo de los Ocho. Polo que respeta a súa formación musical, recibiu aulas de armonía, piano, violín e frauta, considerándose ao igual que outros compañeiros de xeración compositor autodidacta, declarando recibir consellos estéticos de Joaquín Turina e Manuel de Falla, así como de instrumentación de Bartolomé Pérez Casas. (1)


A súa participación na vida musical española foi moi activa dende a súa xuventude, destacando a súa labor asídua como crítico musical no diario La Voz (2), asinando baixo o pseudónimo Juan del Brezo, dende os comezos do diario en xullo de 1920 até 1934. Entre os seus primeiros escritos destaca a conversa con Manuel de Falla, na que o compositor gaditano comparte con Mantecón os proxectos nos que se encontra inmerso no verán de 1920, así como a súa necesidade de trasladarse a Granada, cidade na que vivirá até o remate da Guerra Civil.



Lo que dice Falla a su regreso de París

Me miró fijamente y arrugó el entrecejo.
- Me voy a vivir a Granada; tengo necesidad de trabajar mucho, y aquí no puedo hacerlo. La casa que ahora habito es deliciosa, bien situada; desde esta ventana, ya usted ve el agradable panorama que se contempla: por una parte, el Guadarrama [¿Manzanares?], el Hipódromo; en frente, la Dehesa de la Villa; bien puedo decir que los pocos árboles que hay en Madrid los tengo ante mi vista; pero, a pesar de todo esto, no puedo trabajar. Hay algo peor que el ruido de los automóviles, tranvías y carros, que el barullo de la calle: las niñas que se preparan para los exámenes del Conservatorio, y las pianolas; las pianolas sobre todo: ese chisme es para el músico mucho más molesto que los organillos que hace años amenizaban las calles de la corte. Él me ha obligado a mudarme repetidas veces. Soy el hombre que huye de las pianolas sin conseguirlo. ¿No la oye usted? Pues así siempre. Creo que es el instrumento que mide el límite de la paciencia humana.

Ahora estoy corrigiendo las pruebas de El sombrero de tres picos, que mi editor Chester, me envía de Londres; además, tengo necesidad de terminar el Retablo de Maese Pedro, adaptación escénica de un capítulo del Quijote que se ha de hacer en París en casa de la princesa de Polignac. Para esto y para realizar otros trabajos que tengo en proyecto, de los que pronto le hablaré, necesito quietud y sosiego, de los que aquí no disfruto, y silencio, silencio sobre todo. […]

Pocas veces he tenido un éxito tan franco como el que ahora obtuve con El sombrero de tres picos. Claro está que, en su mayor parte, lo debo a mis colaboradores. La obra ha sido refundida en un solo cuadro, por convenir mejor a las necesidades del bailable; Picasso ha pintado una atrevida decoración llena de ambiente; Massine y Karssavina han realizado una labor coreográfica sorprendente. Diaghilev es hombre de mucho talento y grandes iniciativas, gracias a él, el espectáculo de los bailes rusos no decae. [...]

Este invierno espero que podrán verse en el Teatro Real todas estas cosas, y, por supuesto, también El sombrero de tres picos.

Y Falla sonrió…


Entre os traballos que Manuel de Falla realiza no verán de 1920 e dos que 'pronto falará' con Mantecón, encontramos a Homenaxe a Debussy para guitarra, encargo da Revista Musical de París. Esta partitura, escrita en ritmo de habanera fúnebre, é a única composición orixinal para guitarra de Manuel de Falla.


Homenaxe a Debussy para guitarra, Manuel de Falla. 25 xullo - 8 agosto 1920
© Archivo Manuel de Falla


















(1) PRIETO, Laura: Obra crítica de Juan José Mantecón (Juan del Brezo): "La Voz", 1920-1934. Editorial Arambol
(2) BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA. Hemeroteca Digital